jueves, 29 de septiembre de 2011

19

Carne mechada

En el horno gracias a Cattz a las 8:00
Etiquetas: , , ,
Participo en el CONCURSO "LA RECETA DE MI AÑO", organizado por el blog "Las Recetas de MJ", y patrocinado por Yemas de Santa Teresa, Mumumío, Platos de Pizarra y Conservas Serrats.

Este es un plato muy típico en Canarias donde se utiliza como relleno de bocadillos o arepas (aunque estas ya las haremos otro día, que son muy sencillas). Poniendo la carne aún bastante caliente y con una loncha de queso amarillo de sandwich derritiéndose por encima es un bocado excelente. Eso sí, es una receta de paciencia porque, aunque no es difícil, lleva mucho tiempo y está mejor de un día para otro; además tolera bastante bien el congelado, con lo que podemos hacer bastante cantidad y meter en pequeños tuppers que sacaremos cuando tengamos un antojo. Si tenéis sitio en el congelador es la mejor opción.

Ingredientes (Para 6 personas):
- 1 Kg de falda de ternera
- 2 cebollas grandes
- 2 pimientos rojos grandes
- 1 pimiento verde pequeño
- 1 puerro
- 5 dientes de ajo
- 1 cucharada de sal gorda
- 1 pastilla de avecrem
- 1 vaso de vino blanco
- 2 hojas de laurel
- 1 lata de 400 gr de tomate triturado
- 1 cucharada de salsa Worcestershire
- Agua
- Comino y sal al gusto

Preparación:
Aviso: En esta ocasión tuve visita peninsular con lo que las fotos que se muestran
a continuación contienen el doble de ingredientes que la receta que estoy dando.

En una olla grande pochamos 1 cebolla, el puerro, el pimiento verde y medio pimiento rojo, todo picado groseramente. No le dediquéis demasiado tiempo a cortes perfectos porque más tarde lo trituraremos todo. Machacamos en un mortero la cucharada de sal, la pastilla de avecrem y 3 dientes de ajo hasta formar una masa homogénea. Añadimos a esta mezcla medio vaso de vino, mezclamos bien y lo echamos a las verduras de la olla. Ponemos también una de las hojas de laurel, la carne y cubrimos ésta con agua mientras ponemos fuego lento (mi vitro tiene 6 potencias y lo puse al 2). Dejamos cocer unas 2 horas y media o 3 horas. Si se usa una olla exprés el tiempo se dividirá a la mitad. Lo que queremos es que la carne quede hecha y se desenhebre con facilidad.

Añadir agua hasta cubrir la carne

Cuando la carne ya esté en su punto la sacamos de la olla y, aún caliente, procedemos a mecharla. Mechar carne tiene distintos significados culinarios dependiendo de donde estés, así que os dejo un pequeño vídeo tutorial sobre a qué me estoy refiriendo:
En la península en algunas zonas se llama "mechar carne" a rellenar una pieza de carne con cualquier tipo de ingrediente con la ayuda de una aguja mechadora. Habitualmente se usan tiras de bacon o panceta que aportan sabor y jugosidad al interior de la pieza.

A continuación pescamos en la olla la hoja de laurel, la tiramos y batimos el resto de las verduras hasta formar un caldo denso:

Tras batir pasamos el caldo a otro recipiente para usar la misma olla

En un poco de aceite pochamos primero la cebolla restante, seguidamente el pimiento rojo y por último los 2 dientes de ajo que faltan picados en trocitos muy pequeños. Aquí os podéis lucir más con el corte porque serán trozos que se verán en el resultado final. Añadimos la hoja de laurel, el resto del vaso de vino, rehogamos un minuto y echamos el tomate, la cucharada de salsa Worcestershire y la carne. Lo ponemos a fuego lento y añadimos un poco menos de la mitad del caldo que hicimos antes, una cucharada rasa de cominos (si no te gusta el comino no pones y si te gusta mucho añade media cucharada más, pero no te pases o solo sabrá a cominos), removemos bien y rectificamos de sal si es necesario. Estará al fuego hasta que se evapore la mayor parte del líquido pero la carne siga jugosa, removiendo de vez en cuando para que no se pegue.

Tiempo de preparación:
Aparte de lo que podáis tardar en picar y preparar los ingredientes según vuestra maña, tendréis unas 3 horas de cocción de la carne en un primer paso, el tiempo de mechar la carne que variará según el corte que os hayan hecho y la práctica (pero mínimo una media hora o 20 minutos) y luego la reducción del líquido junto con la carne, que serán otras dos horas aproximadamente. Así que tendréis que estar atentos al puchero unas 6 o 7 horas. Y siempre es mejor dejarlo de un día para otro, para que los jugos penetren mucho más en la carne. Servir siempre caliente.


martes, 27 de septiembre de 2011

7

Tallarines carbonara (de la de verdad)

En el horno gracias a Yamane a las 20:03
Etiquetas: ,

Hoy os voy a poner una receta muy muy sencilla y absolutamente deliciosa. Los italianos, por lo que sé, no hacen la carbonara como nosotros, con nata, sino que usan huevo en su lugar. En cualquier caso, lo más probable es que esta tampoco sea la auténtica, pero os aseguro que queda para chuparse hasta los codos.


Ingredientes para dos personas:


  • 200g de tallarines 
  • 4 lonchas de bacon (yo suelo poner dos por persona, pero si queréis más, pues hale)
  • 1/2 cebolla
  • 2 huevos
  • sal
  • pimienta
  • aceite de oliva


Preparación:


  1. picar la cebolla en trozos no muy grandes y poner a pochar en una sartén a fuego bajito, con un poco de aceite de oliva
  2. trocear el bacon en tiritas y reservar
  3. poner agua abundante a calentar, con sal al gusto (una pasta correctamente salada hace ganar millones de puntos al plato)
  4. cuando la cebolla esté muy muy pochadita, añadir el bacon. El grado de tostado va al gusto, yo lo prefiero poco hecho
  5. cuando hierva el agua, echar los tallarines y cocer según las instrucciones del fabricante
  6. una vez está listo el bacon, yo suelo escurrir la grasa sobrante (que no es poca...)
  7. batir bien los dos huevos
  8. cuando los tallarines estén cocidos, añadir a la sartén de la cebolla y el bacon, rectificar de sal si hace falta y añadir pimienta al gusto
  9. dar unas vueltas y, fuera ya del fuego (o al mínimo mínimo), añadir los huevos
  10. mezclar bien y servir inmediatamente


Podéis añadirle algo de parmesano rallado por encima y acompañarlo con un buen Ribera del Duero.

¡¡A comer!!



lunes, 26 de septiembre de 2011

5

Receta invitada: Ternera pseudo-teriyaki

En el horno gracias a Cook Actually a las 0:22
Etiquetas: , ,
¡Hola!

Me presento. Soy Interloper, escribo los blogs HAL tenía razón y Nudo y Desenlace. Madrileño, de 26 años (aunque para cuando este post salga a la luz igual ya estoy en los 27, no tengo claro cómo está el planning interno de publicación de posts por estos lares), algunos de vosotros ya me conoceréis por ser el novio de Cattz. Me encanta leer y cacharrear con los ordenadores. Actualmente estoy haciendo un doctorado en electrónica y de vez en cuando, si tengo un rato libre me gusta meterme en la cocina a preparar alguna receta. Al contrario que las chicas de Cook Actually, no soy ningún prodigio en ello, pero por lo menos reconozco orgullosamente que todavía no he tenido que utilizar el extintor en ninguna de mis incursiones de elaboración gastronómica.

Hoy tengo el placer de escribir aquí como invitado, y para esta ocasión quería traeros una receta sencillita pero resultona. La idea la saqué de un programa de televisión cuyo nombre ya no recuerdo que proponía hacer unas brochetas con ello, pero a mí no me convenció del todo la idea y me puse a darle vueltas a ver cómo modificarla un poco. El resultado es el que hoy os cuento. Empecemos:

Ingredientes (para 4 comensales [1]):

  • 600 gramos de ternera cortada en filetes finos.
  • 2 pimientos de tamaño mediano.
  • 1 cebolla.
  • 4 cucharadas de salsa de soja.
  • 4 cucharadas de vinagre (a ser posible, de arroz).
  • 2 cucharaditas de azúcar.
  • Jengibre en polvo.
  • Aceite de oliva y sal.



  • Preparación:

    1. En una cacelora pequeña juntamos la salsa de soja, el vinagre y el azúcar. Lo ponemos al fuego, espolvoreamos un poco de jengibre por encima y removemos hasta que el azúcar se disuelva en la mezcla. En cuanto arranque a hervir, lo apartamos del fuego. Lo reservamos para más adelante.



    2. Cortamos la cebolla y los pimientos en tiras finas y no muy largas. En una sartén grande lo pochamos todo a fuego medio/bajo hasta que quede bien blandito. Como el proceso de pochado puede llevar entre 30 y 40 minutos, aprovechamos el tiempo para cortar los filetes de ternera también en tiras de un tamaño similar a las de las verduras.



    3. Cuando la verdura esté pochada, la retiramos de la sartén. En la misma sartén, todavía con el aceite y algunos de los caldos que ha soltado la verdura, echamos la ternera troceada y le damos vueltas a fuego medio/alto durante un minuto o dos para que empiece a hacerse.

    4. Una vez la capa de fuera de la carne empiece a hacerse (quedarán partes todavía crudas, no hay que preocuparse), añadimos la verdura pochada y removemos para mezclarlo todo.


    5. Incorporamos la salsa que preparamos en el punto 1 antes de que la carne termine de hacerse y removemos todo bien para que se mezcle. Cuando la carne esté hecha, retiramos del fuego y lo servimos. ¡La comida está lista!



    Como podéis ver, la receta no tiene ningún secreto. La que hice el día que saqué las fotos que acompañan a la receta solo utilicé pimientos verdes, pero si en vez de eso usáis uno de cada, el plato tendrá algo más de color y resultará más vistoso. Por otra parte, el sabor de la salsa de soja no es predominante en este plato. Si os gusta mucho y queréis darle un toque más fuerte, siempre podéis aumentar la cantidad de cucharadas de esta salsa que le echéis, o incorporar algo más justo antes de servir.

    Y como os habréis dado cuenta, no he mencionado en ningún momento la sal en la receta. Esto es porque la salsa de soja ya es bastante salada de por sí. Por supuesto, si os gusta la comida más salada siempre podéis echarle algo más a la carne durante el paso 3, justo al empezar a darle vueltas a la carne en la sartén.

    En conjunto se trata de un plato bastante equilibrado y completo, el cual admite muy bien un poco de arroz mezclado con él para hacer un plato combinado que os dé fuerzas para el resto del día.

    ¡Que aproveche!

    [1] REALMENTE para 4 comensales, no como en esas recetas que parece que "comensal" parece querer decir "docenas de comensales".

    martes, 20 de septiembre de 2011

    9

    Mermelada de pimiento rojo

    En el horno gracias a Pétalo a las 20:25
    Etiquetas: , ,

    Hola, me llamo Pétalo y soy tragona anónima. Tal vez me recuerdes de cibercosas anteriores como mi blog Laundry Service o mi twitter (que soy yo contando cada cosa que hago al día y lo mucho que me indigna cualquier cosa). Tengo 26 años, estudio veterinfierno, y para que te hagas una idea, soy más o menos así. En fin, seguro que todos me conocéis ya y si no, a callar, no se vaya a poner malito mi ego.


    Como estoy bastante ocupada estos días, voy a poner una receta facilita. No es nada innovadora, seguro que es una gran conocida, pero está tan rica y queda tan bien que no puede faltarnos aquí. Como seguramente has sospechado por el título, es mermelada de pimientos. Perdón, quería decir sexymermelada de pimientos. Esta receta es muy rápida y sencilla y queda sencillamente genial. Sirve para cualquier ocasión, y es algo que si llevas a una cena como regalo quedas como Dios. Combinada con algo salado, como queso, es simplemente espectacular. Pues bien, allá vamos!

    Ingredientes:

    Pimientos rojos (los que quieras, yo he usado dos grandes).
    Azúcar.
    Vinagre.


    Preparación:


    Lo primero, por supuesto es lavar los pimientos y quitarles las semillas y las venitas blancas. Una vez limpios los cortamos en cuadritos y los pesamos. Una vez pesados los ponemos en un calderito y pesamos la misma cantidad de azúcar. Si los pimientos pesaron 100 gramos pues entonces 100 gramos de azúcar (hola, soy Coco).


    Añadimos el azúcar al calderito. Añadimos la mitad del peso del azúcar y los pimientos de vinagre. Es decir, si nos pesaron 100 gramos, añadimos 50 gramos de vinagre. Ponemos el calderito al fuego y lo dejamos a fuego lento un rato, hasta que queden blanditos. Intentad no despistaros viendo el último capítulo de How I met your mother, no vaya a ser que el vinagre saturadisimo de azúcar se derrame y se os forme una especie de caramelo encima de toda la vitrocerámica, que hay gente a la que le ha pasado, me han dicho.

    Cuando ya esté el pimiento blandito, lo escurrís y lo metéis en el vaso de la batidora. Lo batís y lo guardáis como queráis, yo he cogido un bote de cristal. Si queréis conservarlo durante algún tiempo podéis hervir el bote de cristal bien cerrado.




    domingo, 18 de septiembre de 2011

    9

    Risotto a la salsa de salmón y cava

    En el horno gracias a Yamane a las 18:58
    Etiquetas: , ,

    Esta receta está sacada de un libro estupendísimo llamado "La Cuchara de Plata". Fue uno de mis regalos de navidad del año pasado. ¡Una maravilla!

    Ingredientes:

    • 1,5L de caldo de verduras (si no tengo hecho, uso de brick; sí, no me fusiléis, estos caldos salen bastante buenos, y yo no siempre tengo tiempo para andar haciéndolos yo...)
    • 40g de mantequilla
    • 350g de arroz redondo
    • 350ml de cava
    • 80g de salmón ahumado

    Preparación:

    1. calentar el caldo y llevarlo a ebullición (para que cuando lo echemos al arroz esté bien caliente)
    2. picar muy finito la mitad del salmón y trocear la otra mitad en trozos más grandes
    3. en una cacerola poner a fundir la mitad de la mantequilla
    4. echar el arroz y remover hasta que se mezcle bien con la mantequilla
    5. añadir el cava y cocer hasta que se evapore, moviendo de vez en cuando
    6. echar un cucharón de caldo y remover hasta que lo chupe el arroz
    7. ir haciendo lo mismo con el resto del caldo, cucharón a cucharón (serán unos 20m)
    8. fundir el resto de mantequilla que nos ha sobrado y mezclarla bien con el salmón picadito
    9. cuando el arroz esté a punto, añadir la mezcla de mantequilla y salmón, mezclar bien y echar el resto del salmón
    10. mezclar un poco y servir inmediatamente



    Nota: lo más probable es que no le haga falta nada de sal, entre el caldo y el salmón, pero si al final veis que es necesario, pues le añadís a vuestro gusto.

    miércoles, 14 de septiembre de 2011

    16

    Papas rellenas

    En el horno gracias a Cattz a las 18:00
    Etiquetas: , , ,
    Buenas a todos, soy Cattz. Para los que no me conozcan soy una pseudocanaria en paro de 32 años que vive en Tenerife con mi perra de 5 años que se llama Eme. Aunque me gusta cocinar no lo suelo hacer muy a menudo porque me dedico a preparar cualquier cosa para una sola persona sin muchas ganas y no creo que querais ver las mínimas variaciones que puede tener un sandwich mixto. Tal vez si mi congelador fuese más grande usaría el método del tupper congelado, pero no me puedo permitir el lujo. Me veréis de pascuas a ramos por aquí, pero espero que por lo menos os gusten las cosas que preparo cuando tengo con quien compartirlas.
    Por ser la primera receta, quiero dejar algo típico de las Canarias o por lo menos es típico en Tenerife. Es una receta que requiere algo de tiempo y si se deja reposar de un día para otro mejora bastante porque da tiempo a que la salsa penetre en las papas. Sientan genial en una de esas tardes de domingo en las que hace un poquito de frío.

    Ingredientes:
    · 8 papas(patatas) grandes o unas 12 medianas
    · 1 cebolla
    · 1 pimiento rojo
    · 2 dientes de ajo
    · 1 lata mediana de tomate triturado (390gr aprox)
    · 2 latas de carne en salmuera(corned beef)
    · 1 bote pequeño de olivas verdes sin hueso
    · 1 vaso de vino blanco
    · 1 hoja de laurel

    Preparación:
    Cortamos la cebolla en dos, una mitad la picamos groseramente y la reservamos y la otra mitad se pica finita y se pone a sofreír en una sartén honda. Cuando la cebolla ya esté lista, añadimos un tercio de la lata de tomate, las dos latas de carne y las aceitunas picaditas y escurridas. Dejamos hacer a fuego medio unos 20 minutos removiendo de vez en cuando.

    Lavamos y pelamos las papas. Si son muy grandes se cortan en dos, lo ideal es que queden del tamaño de un puño de mujer pequeño. Por un lado le daremos un pequeño corte para crear una base y que puedan mantenerse de pie en la cacerola. Al lado contrario, con un sacabolas vamos vaciando las papas, dejando las paredes tan finas como se pueda pero aún consistentes, unos 0'5 cm de grosor. Las vamos metiendo en un bol con agua para que no ennegrezcan.


    En una cacerola ancha y grande, pocharemos en aceite la mitad de la cebolla que habíamos reservado y después el pimiento picado groseramente. A los 5 minutos añadimos la hoja de laurel, el resto de la lata de tomate, los dientes de ajo picados, el vaso de vino blanco, 6 bolitas de pimienta negra y 1 clavo de olor. Añadimos un vaso de agua y dejamos que se vaya haciendo a fuego medio durante 15 minutos. Pasado ese tiempo sacamos la hoja de laurel y trituraremos en la misma olla hasta dejar una salsa fina.

    Rellenaremos las papas una por una por completo, apretando el relleno para asegurarnos de que llegue hasta el fondo. Se colocan en la cacerola con la salsa, y se tapa el agujero con una de las tapitas que tenemos del vaciado de las papas. Cuando estén todas las papas, añadimos los bocaditos que nos sobraron y pondremos a fuego medio hasta que las papas queden tiernas (lo mejor es comprobarlo con un palo de brocheta, que se introduzca con facilidad).


    Tiempo de preparación:
    Aproximadamente unas dos o tres horas. Si eres principiante y se te da muy mal vaciar las papas, un poco más. De todas maneras, es una de esas comidas que es mejor que hagas la tarde anterior para la hora de comer del día siguiente, dejando la cacerola(una vez fría) reposando en la nevera hasta una hora antes de comer. Calentar y servir.

    Normalmente sobra relleno, así que las bolitas de papa se pueden servir con el relleno como tentenpié.

    Aclaraciones necesarias:
    - Si quieres hacer un pasito más que añada un +1 al plato, cuando hayas rellenado la papa y le hayas colocado la tapa, reboza en harina y huevo y fríe en abundante aceite hasta que se vean doradas. También hazlo con las bolitas sobrantes de papa. Luego coloca en la cacerola y sigue con la receta.
    - Otro +1 sería añadir una zanahoria hermosa al sofrito que será la salsa. La partes en trozos pequeños para que se haga pronto y la añades después de la cebolla.
    - La carne en salmuera es muy sencilla de conseguir en las Islas Canarias. Antiguamente llegaba poca carne fresca y casi toda la que traían en los barcos era de este tipo, con lo que su consumo se ha mantenido. Es carne que ya está lista para comer, aunque para mi gusto tiene un sabor demasiado potente para comerla sola. Si allí donde estás no consigues la típicia carne en lata, siempre puedes cambiarla por una mezcla de medio kilo de carne picada y una lata de foie gras tapa negra. Pero en este caso tienes que corregir de sal después de añadir las aceitunas o te quedarán sosas.

    martes, 13 de septiembre de 2011

    10

    Pasta con philadelphia

    En el horno gracias a Yamane a las 19:56
    Etiquetas: , , ,

    ¡Hola, hambrientos lectores!

    Hoy voy a poner una receta de un plato rápido y fácil para esos días en los que no te apetece hacer nada pero te mueres de hambre. Que en mi caso son muchos, pero normalmente me toca joderme y cocinar... que si estuviese yo sola, genial, pero somos dos bocas, y una de ellas no come precisamente poco xD Afortunadamente nos turnamos...

    Bien, este día sí estaba yo sola y decidí improvisar. Soy muy de eso, y normalmente no sale mal.

    Así que receta para una persona. Fácil de hacer para más.

    Ingredientes:

    • 80-100g de pasta (según el hambre de cada uno). En este caso usé penne rigatte (¿se dice así?)
    • queso philadelphia o de marca blanca
    • 2 dientes de ajo
    • albahaca
    • tomillo
    • sal
    • pimienta
    • aceite de oliva
    • queso parmesano o similar, rallado o en polvo


    Preparación:

    1. Cocer la pasta en abundante agua con sal (al gusto; esto es probar hasta pillar el punto). Depende del tipo, será más o menos lenta.
    2. Picar el ajo o cortarlo en laminitas, al gusto.
    3. Una vez esté cocida la pasta, escurrirla.
    4. En la misma cacerola, echar un chorrito de aceite de oliva y añadir el ajito picado.
    5. Cuando empiece a dorarse, echar la pasta y rehogar un poco.
    6. Añadir la pimienta y las hierbas y la cantidad de philadelphia que os apetezca.
    7. Mezclar bien para derretir el queso.
    8. Sacar y añadir el parmesano al gusto.


    ¡A disfrutar!





    domingo, 11 de septiembre de 2011

    7

    Brochetas de pollo con salsa de yogur

    En el horno gracias a Yamane a las 10:00
    Etiquetas: , ,


    ¡Hola a todos!

    Bien, esta es mi primera entrada aquí... y no tengo ni la más remota idea de lo que puedo contaros en plan prólogo... veamos...

    Soy Yamane, y el por qué del nick es una larga historia. Algunos lo sabréis ya de tuíter, otros no. No lo voy a contar, porque precisamente fue para tratar de mantener el anonimato. Y a los que me conocéis de tuíter, por favor, no me llaméis aquí con el otro nick. En serio, borraré los comentarios xD

    Bien, pues soy una madrileña a la que le encanta comer (para mi desgracia) y además también me divierto cocinando, así que la idea del blog de recetas me gustó desde el principio. Soy mucho más de cocinar salado, la repostería nunca ha sido lo mío, pero de vez en cuando me gusta hacer cosas (¡más hacerlas que comerlas!) porque es súper divertido amasar y pringarse :D

    Tremenda despistada, aprendí por las malas que un temporizador es imprescindible para mí (más de un guiso agarrado lo atestigua), pero poco a poco y con paciencia voy mejorando mis recetillas.

    Para que luego no haya disgustos, diré que yo no soy demasiado precisa a la hora de seguir instrucciones, me invento platos, lo hago a veces bastante a ojo... vaya, que voy un poco a mi aire. Trataré de dejar las cosas lo más claras posibles, pero no siempre seré capaz... en ese caso, preguntadme lo que sea en los comentarios y así podré indicaros mejor.

    Y nada más, voy a estrenar mi sección con una receta de brochetas de pollo con salsa de yogur que encontré en Directo al Paladar, un blog con recetas estupendas.

    ¡Allá vamos!

    Ingredientes:

    • 2 yogures griegos
    • 2 dientes de ajo
    • zumo de 1/2 limón (en este caso no tenía más que limas)
    • 1 cucharadita de orégano
    • 1cucharadita de eneldo
    • 1 cucharadita de estragón
    • 4 pechugas de pollo
    • pimienta negra recién molida (con el fantástico molinillo de cubo de rubik, regalo de mi hermano :D)
    • sal




    Preparación:

    Picamos el ajo muy finito, o lo machacamos, y lo mezclamos con el yogur, el zumo de limón, las especias y la sal.

    Troceamos el pollo en dados gorditos (o lo mejor que se dejen las pechugas, vaya) y lo mezclamos bien con la salsa.



    Una hora a la nevera.

    Durante ese tiempo, metemos los palitos de madera de las brochetas una media hora en agua, para que luego los trozos de pollo entren sin problemas.



    Pasada la hora de maceración, pinchamos los trozos de pollo en los palitos y colocamos sobre la rejilla del horno.

    Grill a potencia máxima hasta que se dore (un poco a vuestro gusto), les damos la vuelta, les ponemos más salsa y de nuevo al horno.

    Cuando estén doradas a vuestro gusto, las sacáis y las servís. Las podéis acompañar del resto de la salsa y de un poco de arroz blanco o con lo que os pida el cuerpo.



    Otra idea, muy rica también, es rellenar panes de pita con el pollo y la salsa.

    ¡Buen provecho!





    sábado, 10 de septiembre de 2011

    9

    Galletas con mensaje

    En el horno gracias a Inés a las 15:51
    Etiquetas: , , , ,
    ¡Hola! ¿Hay alguien sentado a la mesa? ¿Ya estáis ahí? ¿Listos para devorarlo todo?


    Bueno, no sé bien si empezar presentándome o dejar que la receta hable por mí.

    Venga, voy a ser educada (por una vez) y contaros un poco quién soy y qué vais a leer aquí de mi pluma.

    Me llamo Inés (sí, mi nick no es el colmo de la originalidad, pero ayuda a ganar en anonimato, que pierdo con el avatar, claro) y suelo escribir aquí mis idas de olla. Pero eso seguro que ya lo sabéis. Y si no, mmm, igual ni os merece la pena pasaros por allí. Cocino mucho (me gusta y, aunque esté mal que yo lo diga, no se me da mal), pero como vivo sola, cocino para uno y normalmente cosas rapiditas.

    Entre mis recetas, encontraréis muchos (¡muchos!) dulces (soy una golosa empedernida), pero intentaré mantener también un recetario de cenas fáciles, rápidas (unos 20 minutos) y ricas, para el día a día. Habrá recetas propias, de libros, de internet (algunos de mis blogs de referencia están ahí a la derecha... Sí, tenéis que echarles un ojo. O dos.). Y también quiero escribir alguna entrada de técnicas y consejos, que creo que siempre vienen bien. En cuanto a dificultad, de todo un poco. Habrá fotos y, sobre todo, mucho cariño.



    Hoy, para empezar, quería hacer algo especial. Y dulce. Y al hilo del nombre y estética del blog. Y cuando vi que tenía esta receta en mi lista-de-recetas-por-hacer-que-no-para-de-crecer, supe que ya había encontrado con qué inaugurar mi participación en Cook Actually.

    ¿El resultado? Muy ricas. Igual un poco demasiado dulces en la parte roja, así que, la próxima vez, en lugar de colorante rojo y azúcar glass, para hacer el contraste, voy a hacer otra cosa... Pero me estoy adelantando.

    Vamos con la receta.

    Ingredientes:

    • 175g de harina
    • 115g de mantequilla blandita
    • 150g de azúcar moreno
    • 25g de azúcar blanco
    • 1 yema de huevo
    • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
    • 1 cucharadita de bicarbonato
    • 1/2 cucharadita de sal
    • Colorante rojo en gel o líquido
    • Azúcar glass para espolvorear

    Tiempo de preparación (aproximado):

    30 min preparación de la masa
    1h reposo en la nevera
    30 minutos preparación y horneo de las galletas

    Preparación (para unas 18-20 galletas):

    1. En un bol, mezclar la harina con la sal y el bicarbonato.
    2. Separar la clara de la yema de huevo y añadir la vainilla a la yema. Conservar la clara para otro uso.
    3. En otro bol, batir la mantequilla con los dos tipos de azúcar hasta que esté cremosa.
    4. Añadir la yema de huevo con la vainilla, batiendo bien después de añadirla.
    5. Incorporar la harina sin batir, con la espátula de goma
    6. Separar en torno a 1/5 de la masa y añadir colorante hasta lograr el color buscado.*
    7. Dejar reposar las dos masas 1h en la nevera.


     



    Una hora después...

    1. Precalentar el horno a 175ºC. Forrar una bandeja de horno con papel parafinado.
    2. Sacar la masa de la nevera y hacer bolitas de unos 2.5 cm de diámetro (o unos 20-25 gramos). 
    3. Aplanarlas con un vaso de fondo plano, (pasado con harina para evitar que se pegue), hasta que tengan un grosor de unos 8mm.
    4. Colocar en la bandeja de horno, dejando espacio entre ellas (a mí me caben unas 12 galletas por hornada).
    5. Espolvoreando con azúcar glass para evitar que se pegue, extender la masa coloreada hasta un grosor de unos 3-5mm.
    6. Recortar con un cortapastas o con un cuchillo afilado.
    7. Colocar sobre la masa aplanada y presionando suavemente con la palma de la mano, incrustar las formas coloreadas en la masa lisa.
    8. Hornear entre 10 y 14 minutos, hasta que estén ligeramente doradas en los bordes.
    9. Dejar templar antes de pasar a la rejilla para enfriar completamente.
    10. Repetir con el resto de las galletas.







    * Como la parte coloreada me parece que resulta demasiado dulce, la próxima vez que las haga (porque las voy a volver a hacer, están así de buenas), voy a sustituir el colorante y el azúcar glass por unos 30-40 g de cacao en polvo. No serán tan sanvalentineras, pero me parece que van a estar mucho más ricas.

    Perdón por los problemas de maquetación... Blogger se pone tonto con las fotos.

    Y nada, ya me contaréis qué os parecen.


    7

    Cook Actually

    En el horno gracias a Pétalo a las 10:09
    Siempre que me siento pesimista por cómo está el mundo, pienso en la puerta de llegadas del aeropuerto de Heathrow. La opinión general da a entender que vivimos en un mundo de odio y egoísmo, pero yo no lo entiendo así, a mí me parece que el amor está en todas partes.
    A menudo no es especialmente decoroso, ni tiene interés periodístico, pero está ahí. Padres e hijos, madres e hijas, maridos y esposas, novios, novias, viejos amigos...
    Cuando los aviones se estrellaron contra las torres gemelas, que yo sepa, ninguna de las llamadas telefónicas de los que estaban a bordo, fue de odio y venganza, todos fueron mensajes de amor. Si lo buscáis, tengo la sensación de que el amor, en realidad, está en todas partes. (*)

    Empezando por tu cocina.

    Bienvenidos a nuestro blog.


    (*) Love actually, 2003.

    Copyright © 2011 Cook Actually | Derechos reservados | Plantilla hecha por Cattz | Bloggerizada por FalconHive|