lunes, 18 de noviembre de 2013

2

Magdalenas de calabaza rellenas de crema de queso

En el horno gracias a Yamane a las 12:30
Etiquetas: , , , ,
Ingredientes (para 15-16 magdalenas pequeñas):

Para la masa:

  • 200 gr de calabaza asada
  • 2 huevos
  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • 130 gr azúcar moreno
  • una cucharadita de extracto de vainilla
  • 175 gr harina
  • 2 cucharaditas de levadura en polvo
  • ¾ cucharadita de canela molida
  • ½ cucharadita de jengibre molido
  • una pizca de nuez moscada

Para el relleno:

  • 150 gr queso crema tipo Philadelphia
  • 50g gr azúcar (aquí lo mejor es ir añadiendo hasta que esté al gusto de cada uno; la receta original lleva casi la misma cantidad de azúcar que de queso. Para mí eso es EL HORROR; yo le echaría lo mínimo o nada, sinceramente)

Para la cobertura:

  • 2-3 galletas tipo Digestive triturada (yo tenía de las de avena, doblemente delicioso)
  • una pizca de canela
  • una cucharada de mantequilla a temperatura ambiente
  • OPCIONAL: un puñado de piñones (yo no tenía y no le puse; el próximo día probaré con almendras o nueces, los piñones no me llaman mucho)

Preparación:

  1. Asamos la calabaza en el horno, cortada en dos o tres trozos, hasta que esté bien tierna. Se deja enfriar, se quita la piel y se aplasta con un tenedor (si hay algún tiquis miquis en la sala se le puede dar con la batidora también). Reservamos.
  2. Preparamos el relleno de crema de queso mezclando con bien el queso con el azúcar. Lo metemos en la nevera hasta que lo vayamos a usar.
  3. Ahora preparamos la masa de las magdalenas. Batimos en un recipiente grande los huevos y el azúcar con una batidora de varillas, hasta que la crema quede espumosa y haya aumentado de volumen.
  4. Añadimos el puré de calabaza y seguimos batiendo.
  5. Mezclamos la harina con las especias y la incorporamos poco a poco a la crema.
  6. Vamos añadiendo también el aceite de oliva.
  7. Forramos los moldes con las cápsulas de papel y las rellenamos con un poco de crema de calabaza (aquí la cantidad depende de si usáis los moldes pequeños como los que tengo yo, de magdalenas, o unos más grandes para muffins. Serán una o dos cucharaditas; si los hacéis grandes y 150g es poco, probad con 200g).

  8. Sobre la crema colocamos otra cucharad
    ita de relleno de queso (lo mismo que antes, la cantidad depende del tamaño de los moldes).
  9. Cubrimos hasta arriba con más crema de calabaza.
  10. Preparamos la cobertura triturando las galletas y mezclándolas con la mantequilla y la canela en polvo.
  11. Espolvoreamos los grumos sobre las magdalenas. Este es el momento de añadir los piñones, nueces o lo que queráis.
  12. Introducimos la bandeja en el horno, calentado a 170º con función ventilador (o 180º sin ventilador) únicamente con la resistencia inferior, durante unos 12 minutos.
  13. En cuanto la masa haya subido podemos encender la resistencia superior y dorarlos unos minutos más, ya sin aire. IMPORTANTE: aquí es lo de siempre. Hay que conocer tu horno y hacerte su amigo. La receta original los tenía sólo un par de minutos en esta fase. Yo sé que con mi horno no se hacen ni de coña. Los tuve unos 7-8 minutos más. Quedaron bien, no quedaron secos, aunque igual la próxima vez los dejo sólo 6 minutos más, a ver qué tal.
  14. Sacamos la bandeja del horno y dejamos que se templen un poco dentro de las propias cápsulas antes de desmoldarlos.


A COMER Y GOZAR.







viernes, 25 de octubre de 2013

5

Bizcocho de calabaza y nueces

En el horno gracias a Yamane a las 11:56
Etiquetas: , , , ,
Holaaaaa... sí, estoy aquí. No he muerto. Bueno, los de túiter ya me tenéis muy vista :P

¡Otoño! Tiempo de fresquete, lluvia, guisitos ricos y... ¡calabazas!



Hoy os traigo una receta de bizcocho. Por supuesto, no estaba planeado subirla, así que ni fotos del proceso ni ná. Pero os prometo que es una receta que merece la pena. Es fácil de hacer y el bizcocho queda húmedo y jugoso... vamos, de morirse de rico.


Ingredientes:

  •     250 gr de calabaza asada (se pesa DESPUÉS de asarla, porque pierde agua en el proceso)
  •     250 gr de harina
  •     250 gr de azúcar moreno
  •     1 sobre de levadura química
  •     3 huevos
  •     1/2 vaso de aceite de oliva suave
  •     nueces picadas (esto al gusto, a mí me gusta encontrarme algún trocito de vez en cuando, pero no todo el rato, porque me cansan; también se pueden poner enteras, si lo preferís)

Preparación:

  1.     Asar la calabaza. Yo la pongo cortada en dos o tres trozos, depende de lo alargada que sea, y al horno a 180ºC hasta que la veo hecha, no recuerdo cuánto tardó, pero no más de media hora.
  2.     Batir los huevos junto el azúcar.
  3.     Añadir el aceite y la calabaza templada y mezclar bien.
  4.     Añadir la harina y la levadura.
  5.     Añadir por último las nueces picadas.
  6.     Meter en el horno precalentado a 190º. Como siempre, cada horno es un mundo, pero echadle en principio 35 minutos, y a partir de ahí, vigilad pinchando con un palillo o brocheta metálica. Yo a los 35m tuve que taparlo y dejarlo un buen rato más, porque se me iba a quemar por arriba y por dentro no estaba hecho. Usé un molde algo estrecho y alto, todo hay que decirlo.

¡A disfrutar!


(Receta sacada de http://enminubedeazucar.blogspot.com.es/2013/02/bizcocho-de-calabaza-y-nueces.html)

domingo, 13 de octubre de 2013

3

Blondies de limón y coco con chocolate blanco

En el horno gracias a Inés a las 21:07
Etiquetas: , , , , , ,
¿Blondies? –Diréis– ¿Qué es eso? ¿Otro palabro que me tengo que aprender?

Esto son blondies
Los blondies son los primos rubios de los brownies. Son dulces sin levadura, que tratan de imitar la textura de los brownies pero sin el chocolate fundido en la masa que da a los brownies su textura y su color marrón[1]. Y los de hoy, lo logran. Maravillosamente (dijo ella, mientras se comía dos para cenar).

Muy fotogénicos no son. Esto es lo mejor que he sabido hacer


Sin más preámbulo, os dejo la receta[2]. Fácil, rápida y muy resultona. Por supuesto, os tienen que gustar los ingredientes principales, porque estos blondies saben a coco, a limón y a chocolate blanco.

Ingredientes:
  • 125g mantequilla
  • 200g azúcar
  • 2 huevos
  • 125g harina
  • 45g coco seco rallado/en polvo
  • Ralladura de 1 limón
  • 30ml zumo de limón (algo menos de 1 limón, pero depende del limón)
  • 1pizca de sal
  • 140g chocolate blanco picado en trozos medianos (más grande que las gotas típicas, pero no gigantes)
  • Un poco de coco adicional para espolvorear por encima (opcional)
Preparación:
  • Precalentar el horno a 180ºC.
  • Preparar un molde cuadrado de 20cm con papel de horno, dejando sobrante por los lados para facilitar el desmoldado. No hace falta engrasarlo, que la receta ya lleva mantequilla de sobra.
  • En un bol, frotar el azúcar con la ralladura para desprender aroma. Reservar.
  • En otro, mezclar la harina con el coco y la sal. Reservar.
  • Fundir la mantequilla en un cazo a fuego medio.
  • Cuando esté derretida, apagar el fuego y añadir el zumo de limón y el azúcar.
  • Incorporar los huevos uno a uno, sin batir en exceso.
  • Añadir la mezcla de harina y coco y luego el chocolate blanco.
  • Verter en el molde, espolvorear con el coco adicional y hornear unos 20-25 minutos, hasta que esté dorado y al pincharlo con un palillo, éste salga limpio.
  • Dejar templar y desmoldar usando el papel para levantar los blondies del molde.
  • Cuando estén fríos, cortar en cuadraditos (yo hago 16 trozos), y disfrutar :)


[1] En un libro del año de la pera de mi madre, sale una receta para hacer "marroncitos". Una lástima que no arraigara, la verdad.
[2] Es una modificación de ésta, en la que hago sólo la mitad, reduzco un poco la cantidad de azúcar y añado el chocolate blanco. ¡Oh! Y reordeno la forma de incorporar los ingredientes. Vamos, que hago lo de siempre con las recetas: hacerla a mi modo.

domingo, 29 de septiembre de 2013

5

Mis Sumbitches. O lo que es lo mismo: galletas de mantequilla de cacahuete con chocolate

En el horno gracias a Inés a las 21:08
Etiquetas: , , , ,
En el regreso de "Cómo conocí a vuestra madre", en su última temporada, hemos conocido a la famosísima Madre. Y (espero que nadie considere esto spoilers) hace galletas. En particular unas galletas con mantequilla de cacahuete, chocolate y caramelo que denomina "Sumbitches" (lo que viene a ser "japutas").


Tras la emisión del capítulo, Jonatan Sark enlazó la receta oficial, mencionando que le resultaba parecida a mis galletas. Pero ¡oh! yo no había subido mi receta de galletas de mantequilla de cacahuete con chocolate. Así que había que solucionarlo.



A diferencia de la oficial, la mía no lleva trozos de caramelos. Pero, para aumentar el sabor de caramelo, he jugado con mi receta habitual [1] para que sepa más a caramelo, usando sólo azúcar moreno y añadiendo un poco de Lyle's Golden Syrup (que podéis encontrar en tiendas especializadas o internacionales; pero que podéis sustituir con miel [2]).

La lata a la derecha. Una vez abierto, me gusta ponerlo en un frasco.
Además, así veis el color, verdaderamente dorado.

Además, quiero aclarar que la mantequilla de cacahuete que yo uso es del tipo "natural" (sólo lleva cacahuetes, sal y aceite vegetal [3] para estabilizar) y que además tiene trocitos (con lo que entraría en la categoría "crujiente"). Las marcas americanas (Jiffy, Skippy, etc.) suelen llevar mil cosas más (entre ellas, azúcar). Servirían sin problemas, pero yo prefiero la versión natural (de hecho, para comer, es la única que me gusta). ¡Oh! Y otra aclaración. El chocolate. Yo uso 70% para esta receta, porque quiero algo que dé un contraste fuerte con los cacahuetes. Pero en los EE.UU., la pareja típica de la mantequilla de cacahuete es el chocolate con leche. Si os llama, adelante yo no os voy a decir que no. Pero probad alguna vez con chocolate negro. Y ya me diréis qué os parece.
Las estrellas de estas galletas

Y creo que con estas aclaraciones podemos pasar a la receta.

Ingredientes:
  • 115g de mantequilla en pomada
  • 200g de mantequilla de cacahuete
  • 220g de azúcar moreno
  • 25g de Lyle's Golden Syrup (o miel en su defecto)
  • 1 huevo
  • 150g de harina
  • 180g de chocolate negro 70% picado groseramente
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 1/2 cucharadita de levadura química (tipo Royal)
  • 1 cucharadita de vainilla
Preparación:
  • Mezclar en un bol la harina con el bicarbonato y la levadura.
  • Batir la mantequilla con la mantequilla de cacahuete, el azúcar y el sirope hasta que esté cremosa y ligera.
  • Incorporar el huevo y la vainilla sin dejar de batir.
  • Con una espátula de goma, incorporar la harina y el chocolate.
  • Refrigerar al menos 2h (pero mejor toda la noche o hasta 36h).
Pre-enfriado
  • Precalentar el horno a 175ºC y preparar una bandeja con papel de hornear [4]
  • Hacer bolitas de unos 25-30g.
A mí me han salido 35 como éstas
  • Colocar en la bandeja de horno dejando bastante hueco entre ellas (caben no más de 12 en un horno normal) y aplastándolas ligeramente.
Preparadas para el horno. Ojo a la nota [4] un poco más abajo
  • Hornear de 10 a 12 minutos, hasta que estén empezando a dorarse en los bordes (yo las he horneado 9 minutos, luego he girado la bandeja 180º y otros 3 minutos de horneado, para que queden más o menos homogéneamente doradas).
Reposando
  • Dejar enfriar en la bandeja al menos 5 minutos antes de pasarlas a una rejilla (esto es importantísimo porque las galletas no tienen mucha harina y recién hechas son bastante frágiles).
Y ya enfriándose en la rejilla
Y ya está. Yo os recomendaría compartirlas porque son una bomba. Pero igual os cuesta. A mí me ha costado. MUCHO. [5]

[1] Mi receta habitual es una mezcla de ésta y ésta, que desarrollé hace un par de años.
[2] Cambiará un poco el perfil gustativo. Y no recomiendo una miel muy fuerte. Pero ¿a quién no le gustan los cacahuetes salados con miel? Pues eso.
[3] Ése concepto que engloba todo tipo de aceites (típicamente de palma, pero nunca sabes). Icks. Pero las no naturales también llevan. Y el "aceite vegetal" está en mil cosas (e.g., Nutella)
[4] La diferencia en este caso respecto a usar un silpat es significativa (al menos en aspecto):
A la izquierda, horneada sobre papel; a la derecha, sobre Silpat
En sabor y textura, no tanto, pero me gusta mucho más el aspecto agrietadito. ¿No os parecen casi profesionales?
[5] Me he comido 3 de las 35 que me han salido y no os cuento la pena que me ha dado empaquetarlas para enviar. Espero que triunfen en sus destinos. Más les vale.

jueves, 23 de mayo de 2013

4

Ajoarriero

En el horno gracias a H@n a las 17:48
Etiquetas: , , , ,
El ajoarriero es una receta tan variada como las provincias que lo preparan. Me consta que en el norte lo hacen como un plato caliente, de bacalao en salsa. Ésta es la receta que utiliza mi familia, ni mejor ni peor, pero que sabe a gloria. Es una pasta tipo puré muy denso que se come más bien frio como aperitivo. Untado en pan o dipeando con picos. Ñam.

Ingredientes

  • Patatas: nosotros hemos usado unas 10 patatas tamaño puño (no he podido pesarlas)
  • Bacalao salado. Un paquete que llevaba tres buenos trozos. 
  • Aceite
  • Ajo
  • Perejil
  • huevo

Preparación
  • Dejamos en agua el bacalao la noche antes, que vaya soltando sal. 
  • Pelamos las patatas y las ponemos a hervir con el pescado. 
  • Preparamos un ajoaceite cargadito de ajos, nosotras hemos utilizado 5 dientes hermosetes. Se trocéan, se añade el huevo y un poco de aceite y vamos añadiendo más aceite ligándolo todo. 
  • Picamos el perejil y lo mezclamos con el ajoacetie, pero con cuchara, no con la batidora. 
  • Cuando pescado y patatas estan listos, se quita el agua, y se desmenuza el bacalao, procurando quitarle todas las espinas (si es que las tenía)
  • Se aplastan las patatas y se va añadiendo el pescado desmenuzado poco a poco hasta conseguir una pasta mas o menos uniforme.

  • Añadimos el ajoaceite y mezclamos bien. 
  • Devoramos. Yo lo he comido recién hecho, pero frío de la nevera esta incluso mejor. 
Esta receta lleva en el horno, más de un mes, esperando si la volvíamos a hacer porque no había fotos del final. Pero en vista de que no, he decidido publicarla sin ella. Iba a coger fotos de google, pero todas las que se parecen (ya digo que hay muchas recetas muy distintas) son de blogs de cocina y no me parece bien copiárselas. De modo que si alguien hace la receta y nos manda su foto, estaré encantada de reeditar la entrada ^^.



viernes, 10 de mayo de 2013

5

Pizza Wannabe de Coliflor

En el horno gracias a H@n a las 19:58
Etiquetas: , ,
Desde que mi querida Pétalo me descubrió el concepto de guilty-free-food, que es algo más allá de lo light, mis búsquedas de recetas han cobrado un nuevo sentido. La que os presento hoy, además, me llovió del cielo. Bueno, del cielo no, de pinterest. Apareció ahí, como quien no quiere la cosa, y me enamoré del concepto. Se trata de una pizza cuya base no lleva harina, si no coliflor rayada. Cuanto más lo pienso, más genial me parece. Es una forma ideal de meter coliflor en la dieta de la gente (ejem niños, ejem) y además sin gluten (si miras que los toppings no lo lleven, claro).

INGREDIENTES (para una pizza tirando a grandota, la de la foto):

MASA:

  • coliflor rayada, yo usé media coliflor, unos 300 gramos diría yo, no pude pesarlo porque me quedé corta y rayé más a mitad mezclar.
  • una bola de mozzarella fresca
  • 2 huevos
  • especias y sal (yo puse orégano y albahaca y no puse sal porque en mi casa comemos hiposódica por la tensión, y no estaba sosa, por lo que le pones luego encima)
TOPPING: es básicamente el de cualquier pizza, tomate, queso y lo que más rabia te dé, esto es lo que yo puse. 
  • tomate (yo usé frito de bote, pero se puede probar con bote de tomate triturado y restar calorias, y seguramente sabor, pero allá cada uno...)
  • tiras de bacon (iba a poner jamón york pero mi hermana me la jugó y ale, calorias)
  • tiras de cebolla fresca
  • tiras de pimiento rojo
  • queso de untar tipo philadelphia. Yo usé el de mercadona que va mezclado "a las finas hierbas"
Base sin hacer

PREPARACIÓN:
Base prehorneada
  • Precalentar el horno a 200º
  • Rayar al coliflor (en crudo) y la bola de mozzarella, y mezclar. Añadir las especias y los huevos batidos y hacer una masa espesa. 
  • Extender en papel vegetal y hornear hasta que este un poco hecha, sin que llegue a dorar demasiado. Unos 10-15 min. Aunque he de decir que yo me pasé y luego la dejé menos para que no se quemara. 
  • Preparar los toppings, y ponerlos sobre la base cuando esta haya cogido color. 
  • Seguir horneando unos 10-15 min, hasta que los ingredientes se vena hechos, sin que la masa se queme. Yo la quemé un poquito, pero rica igual. 
  • Disfrutar!

La masa no queda dura ni crujiente, si acaso los bordes más doraditos, pero no es esa su función. Al fin y al cabo no lleva harina, ¡no se le pueden pedir peras al olmo, gente! Pero el sabor a coliflor pasa desapercibido y con el sabor de lo toppings, la verdad que da el pego y te quedas muy a gusto. 
¡Ñam!

¡Bon profit!

domingo, 5 de mayo de 2013

4

Galletas de avena, chocolate y polvos de flan

En el horno gracias a Inés a las 16:52
Etiquetas: , , , , ,
Me había desinflado un poco con las recetas pendientes, pero aquí estoy de nuevo. Con galletas. Con galletas de avena. Con galletas de avena y chocolate. Y sí, ya he puesto otra receta parecida aquí. Pero éstas tienen un ingrediente secreto.

Bueno, muy secreto tampoco es, que está en el título.



Los polvos de flan (de vainilla) hacen de estas galletas uno de los dulces más adictivos ever. En teoría, al tener almidón entre sus ingredientes, ayudan a que aguanten tiernas más tiempo. Y sí, es un poco una guarrería usar un preparado para flan para galletas, pero si las probáis, os gustarán. Os gustarán mucho. Yo era la primera excéptica y rehúyo siempre las recetas con ingredientes pre-preparados, pero en este caso, creo que merecen la pena.

Sobre qué polvos de flan usar, pues tampoco os sé decir porque dependerá de lo que encontréis. Aquí en Toulouse, uso unos de Dr. Oetker con ingredientes reales (azúcar, almidón, gelificante, aroma, sal y colorante) que recomienda un sobrecito de 45g de preparado por cada medio litro de leche (y salen cuatro flanes).

Si queréis jugar con la receta, podéis usar polvos de flan de otros sabores y cambiar el chocolate negro por otros añadidos, según vuestros gustos y la imaginación que le echéis.

Y ya sin más, paso a la receta, que no tiene dificultad ninguna.

Ingredientes: (Para unas 45 galletas)

  • 115g de mantequilla en pomada
  • 75g de azúcar blanco
  • 75g de azúcar moreno
  • 1 huevo
  • 120g de copos de avena (quick-cooking mejor que los más gruesos)
  • 100g de harina
  • 1 paquete de polvos de flan de vainilla (de unos 50g)
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 170g de chocolate negro picado
  • 120g de nueces picadas (opcional)


Preparación:

  1. Precalentar el horno a 175ºC. Preparar una bandeja de horno con papel de hornear.
  2. En un bol, mezclar la avena, la harina, los polvos de flan, la sal y el bicarbonato. Reservar.
  3. En otro bol, batir la mantequilla con los dos tipos de azúcar hasta que esté ligera y esponjosa.
  4. Añadir el huevo sin dejar de batir.
  5. Usando una espátula, incorporar la mezcla de harina, el chocolate (y las nueces).
  6. Hacer bolitas de unos 2-3cm de diámetro. Colocar en la bandeja preparada aplanándolas ligeramente y dejando hueco entre ellas (al menos 2-3 cm).
  7. Hornear 10-12 minutos, hasta que estén doraditas pero no duras.
  8. Dejar enfriar en una rejilla.

sábado, 27 de abril de 2013

13

Baci di dama

En el horno gracias a Inés a las 0:34
Etiquetas: , , , , , ,
Esta receta la tenía marcada desde que la leí en el blog de David Lebovitz (que es, para mí, uno de los "gurúses" de la cocina en general y de la repostería en particular). Y la tenía marcada porque es naturalmente sin gluten (aunque os pongo también una variación no apta para celíacos), y me parecía ideal para enviárselas a la prinzeza azul (M.) de Molinos, para celebrar San Huevo Frito. Al final, por cuestiones de logística, tuvo que ser un poco más tarde, pero sirvió para celebrar también la publicación del libro de Moli (¡yay!).

A lo que vamos. La receta es prácticamente idéntica a la que publicó David Lebovitz y no pensaba subirla precisamente por eso (de ahí que haya pocas fotos). Pero H@n me dijo que la subiera y dado que tengo algunas notas que igual os resultan útiles, pues nada, aquí estamos. En cualquier caso, para las fotos paso a paso, os recomiendo que os paséis por la entrada original, enlazada ahí arriba, al principio del todo.

Antes de pasar a la receta, tengo que explicaros qué son los Baci di dama. Para los que sepáis algo de italiano, sabréis que "baci di dama" se traduce por "besos de dama". Y son unas galletas muy crujientes de avellana sandwicheadas (¡alerta palabro!) con chocolate. El sabor es parecido a la nutella, pero con mucho más sabor a avellana (o eso, o yo me quedé corta con el chocolate). Y son distintas a cualquier otra galleta que yo haya comido en mi vida. Y conviene que lo tengáis en cuenta, porque aunque son riquísimas, llevan trabajo (sin ser difíciles) y si después de todo, resulta que no os gusta la textura... [1] Pues eso.



Ingredientes:

  • 140g de avellanas tostadas y molidas [2]
  • 140g de harina de arroz [3]
  • 100g de mantequilla en pomada
  • 100g de azúcar (gracias, María, por señalar el olvido)
  • 1/2 cucharadita de sal
  • Agua helada (quizás os haga falta, quizás no; a mí me hizo falta como os cuento un poco más abajo)

Ingredientes para el ganache: [4]

  • 60g de chocolate negro
  • 30g de nata para montar

Preparación:

  1. Mezclamos la harina de arroz con la sal y las avellanas.
  2. Añadimos la mantequilla en trozos y el azúcar.
  3. Amasamos hasta que logremos una masa suave. Si veis que no coopera, que no acaba de ligar más allá de la fase de textura como de arena mojada, hay que añadir agua helada cucharada a cucharada, amasando bien entre medias para no pasarnos con el agua.
  4. Dividimos la masa en cuatro y formamos rollitos largos de unos 2cm de diámetro.
  5. Refrigeramos un par de horas
  6. Precalentamos el horno a 160ºC y preparamos una bandeja de horno con papel de hornear.
  7. Sacando sólo un rollito de la nevera cada vez, hacemos bolitas de unos 5g de peso. Yo lo hice a ojo y me quedaron un poco demasiado grandes. Pensad que os tienen que salir unas 90 bolitas (a mí me salieron 78).
  8. Colocamos en la bandeja, sin dejar mucho espacio entre ellas, ya que no se extienden apenas (y sólo se aplanan por abajo durante el horneado; el objetivo es que queden como semiesferas)
  9. Horneamos entre 10 y 14 minutos (hasta que justo empiezan a tostarse).
  10. Dejamos enfriar totalmente antes de rellenar.


Preparación del ganache y montado final:

Un pequeño ejército de besos viajeros
  1. Picamos el chocolate más o menos finamente y lo reservamos en un bol que aguante el calor.
  2. Calentamos la nata hasta que esté justo a punto de hervir y la vertemos sobre el chocolate.
  3. Lo dejamos reposar un minuto y removemos sin batir hasta que se homogeinice. [5]
  4. Emparejamos las galletas por tamaños, poniendo la mitad boca arriba.
  5. Ponemos 1/2 cucharadita (aprox.) de ganache sobre cada galleta boca-arriba.
  6. Colocamos sus parejas encima y las dejamos reposar a temperatura ambiente hasta que el ganache cuaje (un par de horas)

Y sólo queda disfrutar. Para reviews, tendréis que preguntar a la Moli, a la princeza M., o a Yamane, que también recibió unas pocas por su cumpleaños.

[1] Le pasó a mi compañera de despacho, por eso os aviso.
[2] Podéis comprar las avellanas crudas, tostarlas en el horno a 190ºC unos minutos (hasta que empiecen a desprender aroma). Según salen del horno, las frotáis con un paño para que se desprenda parte de la piel y las dejáis enfriar. Una vez frías, con el accesorio picador de la batidora, las trituráis, pero ojo, no os paséis, que no queréis hacer mantequilla de avellana. Si no queréis tanta historia, podéis comprar las avellanas ya molidas y, o bien usarlas tal cual, o bien tostar un poco la harina en el horno.
[3] Yo usé harina de arroz glutinoso (y no, aunque tenga ese nombre no tiene gluten -- el nombre es porque es peguntosa), que era la que tenía en casa de cuando hice daifuku mochi. Si no encontráis harina de arroz, podéis usar harina de trigo normal y corriente (mismo peso) pero entonces NO serán besos aptos para celíacos. Ojito con eso.
[4] David Lebovitz usa chocolate fundido sin más, pero teniendo en cuenta la textura de las galletas, en mi opinión, el ganache va mejor.
[5] El ganache es un poco como magia, ya veréis, ya.


miércoles, 24 de abril de 2013

15

Muffins de fresa y ricotta

En el horno gracias a Inés a las 9:00
Etiquetas: , , , , , ,
Lo prometido es deuda y aquí la receta de muffins primaverales que os prometí el otro día.



Estos muffins los hago todas las primaveras, en cuanto el fresón empieza a estar razonable de precio porque siempre salen buenísimos y, para mí, concentran la felicidad primaveral en un formato compacto (y razonablemente sano). Son unos muffins súper tiernos y ligeros, jugosos y con el sabor reconcentrado de las fresas al haberlas cocinado. Son de mis favoritos, la verdad.


Sé que congelan estupendamente (porque lo he hecho) y, aunque normalmente no los envío por correo por lo tiernísimos que son (y porque me fío poco de las fresas), ésta vez he probado. Y aquí estoy comiéndome las uñas pensando si llegarán bien o no. [1] Cuando tenga noticias del destinatario, avisaré oportunamente de si son aptos o no para el envío. En cualquier caso, si los hacéis, os aviso de que es difícil resistirse al olor. Y no me sorprendería nada de que os comierais dos o tres aún templados del horno.

El libro del que saqué la receta [2], aparte de ponerles más azúcar, sugiere servirlos con una crema inglesa. Pero ni os molestéis, la verdad. No merece la pena. Mucho mejor desayunarlos un día de esos que empiezan torcidos, quizás de camino al curro. Así, hasta los lunes empiezan mejor.


Ingredientes (para 12 muffins):


    • 260g de harina
    • 2 cucharaditas de levadura
    • 1/2 cucharadita de sal
    • 1/2 cucharadita de bicarbonato
    • 200g de fresón picado en trozos pequeños (no diminutos, no sé, en torno 1cm o 1.5cm)
    • 160g de azúcar (más algo de azúcar adicional para espolvorear)
    • 250g de ricotta (la receta original sugiere yogur y también salen genial)
    • 1 huevo
    • 100ml de aceite de sabor neutro (yo suelo usar de oliva suave o de girasol)
    • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
    • 1 cucharada de vinagre (yo recomiendo de manzana mejor que de jerez) [3]



    Preparación:


        1. Precalentamos el horno a 180ºC. Preparamos un molde con pocitos de papel y/o lo engrasamos ligeramente.
        2. En un bol, mezclamos todos los ingredientes secos (harina, levadura, sal y bicarbonato) y las fresas. [4]
        3. En otro bol, batimos el resto de ingredientes hasta homogeneizar.
        4. Incorporamos los ingredientes secos a los húmedos con una espátula y sin batir. Como siempre digo, mejor que queden algunos rastros de harina que no pasarnos batiendo.
        5. Repartimos en los moldes, espolvoreamos un poquito de azúcar encima de cada uno y horneamos 20-25 minutos (hasta que estén dorados y al pincharlos con un palillo, éste salga limpio).
        6. Dejamos templar [5] y desmoldamos. 


      Pues nada, eso es todo por hoy. Pero no he acabado ni de lejos con las recetas pendientes.


      [1] Los de limón también viajaron, pero de esos me fío más, la verdad. Al no tener nada húmedo expuesto (salvo la lemon curd, que es una conserva), no creo que corran el riesgo de llegar con "pelito". Con las fresas, nunca se sabe, igual me juegan una mala pasada.
      [2] Libro hortera donde los haya, pero las recetas son muy decentes en general.
      [3] El vinagre nos interesa sobre todo si usamos ricotta, para que reaccione con el bicarbonato. Con el yogur, hace menos falta (que ya es ácido), pero tampoco está de más y no se nota en el sabor.
      [4] Al mezclar las fresas con la harina, evitamos que se nos vayan al fondo del todo durante el horneado.
      [5] En este caso, lo de dejarlos enfriar es porque las fresas básicamente se funden en el horneado y, si no esperamos, podemos aplastar los muffins un poco. Tampoco os vais a morir por esperar un poco, ¿no? Y sí, sé cómo huelen, no hace falta que vengáis a contármelo. Si no vais a esperar, que sepáis que con helado de vainilla o con nata montada (de la de verdad, no la de spray) están de morirse. Pero, como ya os he dicho, no les hace falta ningún adorno.


      domingo, 21 de abril de 2013

      8

      Muffins de limón y chocolate blanco

      En el horno gracias a Inés a las 23:32
      Etiquetas: , , , , , , ,
      Por unas cosas o por otras, llevo mil sin postear. Lo siento. Pero he decidido redimirme y quiero subir las mil millones (¿exagerada yo?) de recetas que tengo pendientes en las próximas semanas. Espero que mis co-bloggers no me maten por ello.



      Para empezar, unos muffins un poco especiales [1]. No porque sean complicados, sino porque la combinación de sabores (limón y chocolate blanco) no es habitual. ¡Aunque debería serlo! Porque está buenísima.


      Un par de recomendaciones antes de pasar a la receta:

      1. Como para todos los muffins, una vez que incorporamos los ingredientes secos a los húmedos, no conviene pasarse removiendo. ¿Por qué? Porque si lo batimos o lo removemos en exceso, se acaba formando gluten, haciendo que los muffins resultantes queden más gomosos y firmes, que no es lo que buscamos. Queremos muffins tiernitos y con un ligero crujido en la parte de arriba (o muffin top), de ahí que para mucha gente la parte de arriba sea su favorita.
      2. Para evitar que tengáis que limpiar el horno, no hagáis como yo y poned un poco de papel de aluminio debajo del molde de magdalenas que utilicéis (que sobresalga por los bordes). Trust me, lo agradeceréis.

      Y ya, sin más, pasamos a la receta. 

      Ingredientes (para 12 muffins hermosotes):
      • 100g de mantequilla fundida
      • 250g de harina
      • 1 cucharadita de levadura [2]
      • 1/2 cucharadita de sal [2]
      • 1/2 cucharadita de bicarbonato [2]
      • 2 huevos
      • 150g de yogur (o, si no queréis gastar un yogur y un poquito, 125g de yogur + 25g de leche)
      • 150g de azúcar
      • Ralladura de 1 limón
      • Zumo de 1 limón pequeño
      • 120g de chocolate blanco (en gotas o picado)
      • Lemon curd (menos de 1/2 cucharadita por muffin)

      Preparación:

      1. Precalentamos el horno a 200ºC. Preparamos un molde de 12 magdalenas con pocitos de papel o lo engrasamos muy bien. [3]
      2. En un bol, mezclamos la harina con la levadura, la sal, el bicarbonato y el chocolate blanco. Reservamos.
      3. En otro bol, batimos el resto de ingredientes hasta homogeneizarlo. No os molestéis en sacar las varillas eléctricas, para una receta de muffins nunca merece la pena. Un poquito de brazo y en un minutillo, listo.
      4. Incorporamos los ingredientes secos a los húmedos con una espátula, sin batir. No os preocupéis si quedan algunos restos de harina sin incorporar, mejor eso que pasarse.
      5. Repartimos en los pocitos.
      6. Sobre cada muffin, vertemos algo menos de 1/2 cucharadita de lemon curd, que se caramelizará durante el horneado (y probablemente, parte se salga --- a mí me pasó, por eso lo de poner papel de aluminio debajo). [4]
      7. Hornear unos 18-20 minutos, hasta que estén dorados y al pincharlos con un palillo o cuchillo afilado, éste salga limpio.
      8. Dejar templar antes de desmoldar, que las quemaduras de caramelo son muy chungas y la lemon curd es básicamente caramelo con sabor a limón al salir del horno)




      Y nada, eso es todo. En un par de días, otra receta de muffins muy primaverales.

      Sí, los próximos, esos que se intuyen alrededor de los de limón

      [1] Lo habréis notado en el post, pero para mí, "muffin" es masculino. "Cupcake", por otro lado, es femenino en mi mente. My mind works in misterious ways. Y sí, muffin. Que no es lo mismo que magdalena ni en preparación, ni en ingredientes, ni en textura, ni en nada. Que todo (incluyendo las cupcakes) tenga la misma forma (más o menos) y se haga con los mismos pocitos y en el mismo molde no significa que sean lo mismo.

      [2] En realidad, la levadura, bicarbonato, sal y especias van siempre a ojímetro en mis recetas. Pero se corresponden más o menos a esas cantidades.

      [3] En mi caso, como he usado unos pocitos más bajitos de lo habitual, he engrasado el molde por si acaso. Y menos mal. Porque si no, a ver quién hubiese podido desmoldarlos.

      [4] Si no tenéis lemon curd, podéis espolvorear un poquito de azúcar por encima. No serán tan de limón, pero quedarán ricos igual.







      martes, 16 de abril de 2013

      5

      Atún en adobo

      En el horno gracias a Pétalo a las 12:33
      Etiquetas: , ,
      Bueno, para no perder las buenas costumbres y el ritmo publicador, hoy os traigo una receta sencillita, típica, y un poco distinta. Imagino que no es exclusivamente una receta canaria pero lo cierto es que es una recetilla bastante típica de por aquí. Al menos en casa yo la he comido toda la vida, y al buscar en google casi todas las recetas que me salen son de gente de las islas. Y cuando en andalucía pido cazón en adobo no es así, es rebozado, así que supongo que en cada sitio tendrá sus variaciones.
      Es curioso porque es una de las recetas estrellas de mi madre, y a mí nunca me ha hecho especial ilusión. Y es que el atún es muy traicionero, se queda seco como una alpargata en cuanto te das la vuelta, y mi madre tiene tendencia a amar las cosas secas, la carne churrucadisima, el pescado rollo esparto, las tortillas que parecen pergamino...le dan asco las cosas crudas, el problema es que no sabe lo que es "crudo".  El tema es que eso, una receta típica de tu madre que nunca ha sido tu gran ilusión, de repente te encuentras fuera de casa y te entra un antojazo del atún en adobo de tu madre que TIENES, NECESITAS hacerlo. Y un día en el mercadona vi unos lomos de atún rojo (que no es el que mi madre usa) congelados, y me dije "pues me van a hacer el apaño". Y oye, todo un exito. Mi novio llegó ese día del trabajo olfateando desde el ascensor y salivando de lo bien que olía. Así que allá vamos!

      Ingredientes:

      - Atún
      - Una cabeza de ajos
      - Vino blanco (o agua)
      - Vinagre
      - Sal
      - Orégano
      - Una ramita de romero
      - Una hojita de laurel
      - Aceite de oliva
      - Comino
      - Pimentón

      Preparación:

      Lo primero que tenemos que hacer es preparar el adobo, y lo haremos un poquito a ojo. En un mortero majamos los ajitos con una cucharadita de sal gorda, añadimos las especias sin abusar ni del comino ni del pimentón, añadimos un chorrito de vinagre, un buen chorro de aceite y un vaso de vino blanco, aunque si no tenéis podeis ponerle un poco más de vinagre y agua. Lo mezclamos todo bien, ponemos el atún en un bol y vertemos por encima el adobo. Pinchamos con un tenedor un poquito los lomos para que penetre mejor el adobo y añadimos la ramita de romero y la hoja de laurel. Lo tapamos con film y lo metemos en la nevera hasta el día siguiente.



      Al día siguiente ya lo único que nos queda es pasar los lomos por la sartén vuelta y vuelta (sin pasarnos porque se seca como un condenado).


      A continuación les echamos por encima el adobo y los dejamos cocer en él, un hervor y luego bajamos el fuego y lo dejamos unos cinco minutos con la sartén tapada. Y listo para comer. 





      Como veis en la foto a mí me salió muchisimo adobo para dos lomos de atún, y ya estaba pensando en como reutilizarlo...pero no hizo falta. Vamos, que entre el pan y las papas sancochaditas (patatas cocidas) de acompañamiento no quedó ni rastro del adobo. Quedó delicioso y nada seco. Que aproveche!


      Copyright © 2011 Cook Actually | Derechos reservados | Plantilla hecha por Cattz | Bloggerizada por FalconHive|